Es hora de que los aires otoñales tomen el relevo a los textiles y detalles veraniegos.  Nos apetece que en nuestro hogar se respire la calidez y confort que esta época del año tanto nos sugiere. 

Hoy oficialmente comienza el otoño. La estación que pinta a su capricho los árboles y tiñe con colores ocres los jardines y campos. La estación donde la luz se vuelve mágica.

El otoño nos invita a quedarnos más tiempo en casa. Es la época ideal para poder disfrutar de una cena en familia o con amigos, leer un libro, ver nuestra serie favorita o deleitarnos con buena música escuchando de fondo caer la lluvia.  

Por eso, ha llegado el momento de empezar a plantearnos el dar a nuestro hogar un nuevo aire ¡Un toque otoñal! Una decoración inspirada, por ejemplo, en los colores de temporada como el marrón o el anaranjado, que combinados con beiges, grises o blancos crean espacios relajados y sosegados.

Abre el armario y saca plaids, mantas y cojines. Cuando empiezan a caer las temperaturas es mejor utilizar textiles en lana, algodón o terciopelo ¡Dan esa caricia de confort que tanto nos gusta!

La iluminación también varía en esta estación, por eso puedes conseguir  la luminosidad otoñal que buscas a través de farolillos, guirnaldas o lámparas de sobremesa. Una iluminación tenue pero suficientemente intensa para conseguir esa sensación de recogimiento otoñal cálida y bucólica. 

Los estampados se combinan unos con otros.  El color estalla sin límites, pero de manera ligera, en los elementos más funcionales para integrarse en aquellas estancias que queremos que sean más auténticas.

Los aromas de otoño también aportan un valor más a la decoración otoñal. Podemos llenar una cesta de mimbre con naranjas, limones, clavo y palitos de canela ¡Verás que bien huele! incluso las velas, con aromas otoñales, dan un aire cálido y aromático al salón.

¡No necesitas grandes cambios para que el espíritu de la estación llegue a tu casa!