El próximo domingo entraremos oficialmente en verano y cambiar la decoración puede ser la mejor aliada contra el clima cálido. Unos pequeños cambios convertirán tu casa en el mejor refugio durante la época estival.

Combatir el calor en casa no es sólo cuestión de aire acondicionado ni ventiladores, también hay que prestar atención a la decoración.  Unos pequeños trucos y conseguirás que tu hogar se convierta en un pequeño oasis de donde no querrás salir.

TEXTILES.

Cambia en los textiles y ropa de cama. Cortinas, colchas, edredones y cojines. Cámbialos por texturas ligeras y agradables. El lino y el algodón, son perfectos.

COLOR.

El verano es color, alegría, energía… por ello debemos usar colores refrescantes: Blancos puros, florales, marineros. Le aportarán frescura y colorido. Y si te atreves, anímate por colores más vivos como los naranjas, amarillos, verdes y azules, todos ellos están conectados con la naturaleza.

PLANTAS.

En cualquier estancia donde haya una planta ¡Será más fresca! Además otorgan un plus a la decoración.

VENTILACIÓN.

Acuérdate de ventilar a primera hora de la mañana, cuando las temperaturas son más fresquitas. Y después, cierra las ventanas, así impedirás que entre el calor de las horas centrales del día.

BOMBILLAS.

¡Si! Aunque no lo creáis. Cambia las bombillas por otras de vajo consumo o LED. Ahorrarás energía y dinero, y además producen menos calor.

TERRAZA Y JARDINES.

Si tenéis la suerte de poder disfrutar de un espacio exterior, es hora de aprovecharlo al máximo. Llénalo de alegría con flor de temporada. ¡No olvides los detalles de iluminación! Hay muchas variedades, guirnaldas, farolillos, velas… Todos ellos le darán un toque personal, elegante y risueño.